Todos los artículos

Adiestramiento básico

Adiestramiento básico

Siempre que quieras enseñar cualquier orden a tu perro, desde Kaniber aconsejamos utilices una palabra concreta para esa orden y hagas un movimiento distintivo con la mano. Tu perro estará muy atento al movimiento de la mano, con la que le darás la golosina, pero no siempre estarás dentro de su campo de visión, con lo que se deben de reforzar ambas. Debe de obedecer de la misma manera al gesto como a la orden de voz, con lo que también deberéis de enseñar estas dos maneras por separado.

A la hora de premiar una buena ejecución le daremos golosinas, acariciaremos con cariño, alabaremos (muy bien, bien hecho,…) y/o le dejaremos jugar un poco con algún juguete. Esto nos ayudara a que tu perro asocie esas acciones con algo positivo, con lo que lo realizara sin dilaciones.

Es importante, que no le premiéis demasiado rápido. Si le premiáis muy rápido (demasiado rápido, dejar que pase un par de segundos), podréis crear en él una necesidad de premio inmediato, sin la cual no obedece tan positivamente y puede llegar a asociar la falta de premio inmediato con algo negativo.

También es muy importante que no le premiéis siempre. Al principio, es obvio que le tengáis que premiar siempre, pero hacerlo de distinta manera, aunque la que mejor funciona es la golosina.

Cuando deis la golosina, es importante dársela cuando este más relajado o distraído. Nunca le deis cuando lo demande, ya que en el momento que dejéis de hacerlo, dejara de obedecer. Espera a que se relaje o distraiga un poco para dárselo. Es importante que no esté excitado cuando lo premiéis, pero no lo confundáis con la excitación post premio.

Así mismo, es igual de importante, que poco a poco demoréis el tiempo que pasa entre la acción y la recompensa. Con esto, más adelante en el tiempo, tu perro realizara dichas acciones sin esperar nada a cambio, como parte de su rutina. Recordar, que de vez en cuando, hay que premiarlos para reforzar este comportamiento.

Acudir a la llamada

Llámalo por su nombre, “Aquí”, “Ven”,…

El gesto de la mano tiene que ser de poniendo la palma abierta mirando hacia el cielo y moverlo hacia tu cuerpo.

O también acercando la palma de la mano hacia el muslo e incluso golpeándolo suavemente.

Parar

Puedes utilizar las palabras: “Para”, “Quieto”, “Alto”, “Stop”,…

El gesto de la mano debe de ser con el brazo estirado y enseñando la palma al frente. Debe ser un gesto enérgico. Recuerda, que el perro siente tu energía y hará más efectiva tu orden. Además, en muchos casos, esta orden se utiliza para evitar males mayores: evitar que tu perro entre en la carretera, tropecé con alguien,...

Andar con correa

Tu perro siempre debe ir a tu par o un poquito por detrás a la hora de caminar, ya que esto quiere decir que está caminando contigo. Si está caminando más adelante, comenzara a adelantarte, tirando de ti, perdiendo desde ese momento el control. Si pasara esto, páralo mediante un tirón rápido y enérgico, para obligarlo a ir por detrás.

Mantén la correa con la mano firme y de forma enérgica. Esto le transmitirá al perro que tú eres quien le está paseando y te tiene que acompañar. Si no es así, el tomara las riendas y tirara de ti. Agarrar la correa de manera enérgica, no quiere decir que estés haciendo fuerza, más teniendo en cuenta que tendrás la correa suelta. La energía que le transmites la siente tu perro, actuando en consecuencia a la misma.

Sentar

Dile “Siéntate”, “Sit”,…

Pon el brazo en paralelo al suelo con la palma de la mano mirando hacia abajo. Mueve los dedos hacia abajo, inclinando un poco la muñeca. Debe ser un movimiento cómodo. De nuevo importante la energía con la que lo hagamos.

Cuando estemos enseñando por primera vez o veces, es muy importante que tengáis premios y una pared, árbol, silla,… o cualquier cosa que impida a tu perro caminar hacia atrás.
Sitúa a tu perro con el culo contra la pared. Acerca la mano, con la golosina, por encima de la cabeza, no muy por encima para evitar que se impulse con las patas traseras. Poco a poco pasar por encima de la cabeza, hasta llegar al límite de su movilidad del cuello, en ese momento intentara caminar hacia atrás, puesto que no podrá, se sentara para poder llegar a la golosina. Si se bloquea y no reacciona, apoyar la otra mano en el culo y tirar hacia abajo para que se siente.

Si se gira y escapa de la pared, volver a comenzar. Si persiste con esa escapatoria, buscar otro sitio que limite más sus movimientos: Esquina entre paredes (90º).

Tumbar

Dile “Túmbate”, “abajo”,…

El gesto de la mano debe ser, comenzando desde la posición de “Sentar”, movemos la palma con el brazo hacia abajo, hasta poner la mano y brazo recto, y seguir el movimiento un poco más hacia abajo. Es importante que no pares cuando tengas la mano y el brazo quieto, ya que lo puede confundir con la orden “Parar”.

Comenzaremos desde la posición de sentado. Acercaremos la mano con la golosina a la boca, y una vez al lado de la boca (sin soltar la golosina), moveremos lentamente la mano hacia abajo en dirección al suelo. Esto le forzara a tumbarse para lograr llegar a la golosina.

Espera

Cuando sales con tu perro y tienes que entrar en algún establecimiento, lo normal es que no te permitan entrar con tu perro, con lo que deberéis de enseñarle a permanecer a fuera del mismo, sin que entre o se quede justo en la entrada.

Es recomendable, que las primeras veces utilices una correa para atarla a un lugar fijo. Haz que se sienta y después se tumbe. Espera que se relaje y entra en el establecimiento. Desde Kaniber recomendamos que comencéis este entrenamiento en establecimientos pequeños, donde os pueda ver desde fuera. El teneros a vista lo mantiene más tranquilo.
Si en el momento que os alejáis de él, se pone nervioso y comienza a ladrar, dar la orden de parar y volverlo a tumbar, desde la distancia en la que estéis. Recomendamos no os acerquéis a tumbarlo, ya que es exactamente eso lo que busca (que vayáis donde él).

Si persiste, trata de ignorarlo, entra al establecimiento y haz lo que tengas que hacer. Si le ignoras, no notara ningún cambio en tu energía, con lo que puede que pare y se tranquilice. Pero si le haces caso, lo más seguro es que lo note y persista en el intento.

Muy importante, las primeras veces que vuelvas a donde él, gratifícalo (dile que muy bien, que ya paso, que lo ha hecho muy bien) y dale una golosina. Esto hará que lo relacione con un evento positivo, ya que después vuelves y le das un premio.

A tu sitio

Tu perro puede tener un sitio (espacio) concreto donde estar, el cual ha podido elegir él o se lo habéis asignado.

Cuando quieras que vaya a ese espacio, dile “A tu sitio”, “Vete”,…

Con la mano, moveremos el brazo de fuera hacia dentro y una vez este paralelo al suelo, levantaremos la mano (de abajo hacia arriba). Podemos levantar la mano o el índice. Es importante, que la mano vaya en dirección al lugar donde quieras que vaya.

Al principio tendrás qua acompañarlo hasta el lugar donde quieras que este. Además tendrás que controlar que no salga de allí, teniendo que estar muy pendiente de él al principio, ya que tendera a volver donde estáis.


Anterior
Siguiente

0 comentarios


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados