Todos los artículos

El carácter del perro

El carácter del perro

Cada día hay más gente con perros, pero los problemas con ellos han aumentado exponencialmente. Nuestro ritmo de vida, hace que incorporemos más actividades a nuestro día a día, volviéndonos más nerviosos e impacientes, afectando directamente a nuestra manera de ser. Somos más cortoplacistas y buscamos que se cumplen nuestras expectativas rápidamente (o mucho más rápido que en el pasado).

Un perro requiere tiempo, paciencia y mucha dedicación. Pero requiere aún más del entendimiento de su manera de ser: “Un perro no es un niño”.

Al principio

Cuando decides incorporar a un perro en tu vida, tienes que estar dispuesto y preparado para poder hacer frente a los cambios que esto va a generarte.

Es recomendable, que cuando incorporéis un perro a vuestra vida, sea comprado o adoptado, lo llevéis a un adiestrador. Este os deberá de enseñar a entender mejor el comportamiento de tu nuevo amigo, aprendiendo como debes relacionarte con él. Ya que un perro, sea cachorro o un adulto, no es un niño, es un animal al que nos debemos adaptar (así como él lo hace) y en consecuencia cambiar ciertos hábitos y conductas. Si el adiestrador es bueno en su trabajo y hemos sido buenos estudiantes, este adiestramiento nos evitara alrededor del 95% de los problemas que vayas a tener con tu perro a lo largo de su vida.

Uno de los problemas más comunes, que va más allá del adiestramiento, tiene que ver con las costumbres a las que tu perro se ha acomodado al principio de su vida. Esto pasa mucho con los perros que han entrado en casa desde cachorros; tan pequeñitos y tan tiernos que todo son facilidades: duermes con él, le dejas sentarse encima de ti, le dejas estar en el sofá,… Pero luego crece y… Pues no es tan divertido o se vuelve un problema o molestia, esas cosas que antes le permitías. Pues ármate de paciencia, ya que no suele ser fácil quitar esas costumbres. Lo mejor, como siempre, la prevención, ya que acostumbrarle a dormir en la cama contigo y de un día a otro, querer que cambie... Ser empáticos y poneros en la piel de él, nosotros nos acostumbramos a lo bueno rápido, y luego como cuesta… Pues en el caso del perro multiplícalo por 10 o más.

Recuerda que al perro se le debe de socializar desde pequeño. El perro es un animal de manada, con lo que la falta de esa manada (socialización habitual con otros perros), puede acarrear muchos problemas de comportamiento en el: desde la extrema timidez hasta la agresividad incontrolada. Hay países como Alemania, que por ley obligan a la socialización del perro desde pequeño, ya que se han dado cuenta de la importancia de este, para evitar malos comportamientos de los perros.

Después

Pero no todo termina aquí. Nuestro perro nos da la posibilidad de mejorar como personas. Mucha gente se queja de ciertos comportamientos de su perro. Pues es por todos sabido, que el comportamiento del perro es un reflejo del nuestro, ya que interpreta la energía que le transmitimos. El que se queja, es una persona que no quiere hacer frente a ese comportamiento de su perro, ya que se niega (aunque sea inconscientemente) a cambiar o no reconoce ese comportamiento propio. Depende de ti dar este paso, pero desde Kaniber, lo recomendamos, ya que afianzara la relación con tu perro y, al mismo tiempo, hará de ti una mejor persona.

Aclarar que si a ti no te molesta ningún comportamiento de tu perro, pues entonces perfecto, pero si te molesta alguno, es entonces cuando debes de plantearte pasar a la acción. Ya que dicho cambio en el comportamiento del perro no variara, hasta que no lo cambiemos dentro de nosotros, desde la humildad y la aceptación de la misma. Si no cambiamos nosotros, no cambia nuestra energía, y en consecuencia, tu perro seguira comportándose de la misma manera.

Hay profesionales dentro del mundo canino (adiestradores), que están incorporando esta disciplina a su repertorio.


Anterior
Siguiente

0 comentarios


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados